El Sol, estrella del Sistema Solar

El Sol es la mayor estrella del Sistema Solar y la más cercana a nuestro planeta, la Tierra. Esta estrella es la principal fuente de luz y calor de nuestro sistema, y es por lo tanto la que permite la existencia de vida en nuestro planeta.

El Sol

La edad del Sol se data aproximadamente en unos 4.650 millones de años y se estima que tiene combustible para “funcionar” durante unos 7.500 millones de años más. Se cree que tras estos 7.500 millones de años, el Sol comenzará a crecer en gran medida hasta convertirse en lo que se conoce como “gigante roja”. Una vez alcanzado este estatus, el Sol comenzará a caer por su propio peso, se transformará en una “enana blanca” y tardará aproximadamente un billón de años en perder su alta temperatura.

Orígenes del Sol, la estrella del Sistema Solar

Se estima que el origen del Sol se produjo gracias a nubes de gas y polvo estelar complementados con residuos de otras estrellas más antiguas que, tras una gran atracción gravitatoria, comenzaron a consolidarse formando un cuerpo estelar previo al Sol actual.

Las capas del Sol

El Sol es una esfera achatada por los polos donde encontramos temperaturas generales de 6.000ºC, aunque también tiene zonas de 4.000ºC conocidas como “manchas solares”. Estas temperaturas se alcanzan en la capa externa, que es la que observamos desde la Tierra, aunque posee otras muchas capas. Desde dentro hacia fuera, esas capas son:

  • Núcleo: Es la capa interna donde se produce la fusión nuclear, es decir, donde se produce la energía del Sol.
  • Zona radiactiva: Es la zona donde los fotones intentan salir al exterior, un proceso que puede durar 100.000 años, ya que continuamente son atraídas y cambian su dirección inicial.
  • Zona convectiva: Es la zona donde se produce el proceso de convección, es decir, el gas caliente sube a la superficie, baja de temperatura y vuelve a descender.
  • Fotosfera: Es una de las capas más delgadas del Sol, y es la que nosotros vemos, la superficie. La temperatura de esta capa ronda los 5.000 grados. En esta zona también aparecen manchas oscuras, las cuales están relacionadas con los campos magnéticos del Sol.
  • Cromosfera: Esta capa solo se puede ver durante un eclipse de Sol, y es la zona más caliente, con unos 500.000 ºC de temperatura. Está formada por gases muy raros y campos magnéticos muy fuertes.
  • Corona: Es una capa de gran extensión, formada por gases enrarecidos y fuertes campos magnéticos que cambian con las horas. Esta capa presenta una visión impresionante durante los eclipses solares.
Tags:

Add Comment