Origen

Origen y formación del Sistema Solar

Se piensa que el origen y formación del Sistema Solar se dio hace aproximadamente unos 4600 millones de años debido a un colapso gravitacional de una parte de una nube molecular de gran tamaño. Según la actual teoría, conocida como la teoría de Laplace, esta gran nube de polvo se contrajo por la fuerza de la gravedad y comenzó a girar rápidamente debido a una explosión nebular cercana.

Origen y formación del Sistema Solar

La mayor parte de esta nube molecular se reunió en la zona central, formando lo que hoy conocemos como el Sol; mientras que la otra parte que quedó alrededor formó lo que se conoce como “disco protoplanetario”, es decir, los planetas, asteroides, lunas, etc.

La formación y evolución del Sol, junto con lo anteriormente explicado, se produjo con adquisición de material atraído por la propia gravedad de éste, lo que hacía que creciese cada vez más durante aproximadamente unos 100 millones de años. Actualmente el Sol tiene un aspecto similar al que quedó tras esos 100 millones de años y, aunque sigue captando material y aumentando su tamaño, lo hace de una forma infinitamente inferior.

Origen y formación del Sistema Solar: los planetas

En cuanto a la formación de los planetas del Sistema Solar existen numerosas teorías consideradas “razonables”, ya que tienen en cuenta que el Sol gira lentamente, ocupa un 1% del movimiento angular y un 99.9% de la masa; mientras que los planetas ocupan un 99% del movimiento angular y tan sólo un 0.1% de la masa del sistema solar. Teniendo en cuenta esa afirmación, encontramos las siguientes teorías:

  • Teoría de la acreción: esta teoría asume que el Sol, tras pasar a través de una nube interestelar, quedó rodeado de polvo y gas que poco a poco formó los planetas.
  • Teoría de los protoplanetas: esta teoría asume que inicialmente había una densa nube interestelar donde se formaron estrellas y planetas, donde estos últimos, debido a su alta velocidad de rotación, quedaron atrapados en la gravedad de la estrella mayor, el Sol.
  • Teoría de la captura: esta teoría explica la formación de los planetas asumiendo que el Sol absorbió materia de una protoestrella cercana, la cual acabó convirtiéndose en los planetas que hoy en día conocemos.
  • Teoría Laplaciana moderna: esta teoría asume que inicialmente el Sol contenía granos de polvo densos en sus alrededores, los cuales frenaron su rotación en gran medida. Esto permitió que otras nubes de su cercanía, las cuales rotaban a mayor velocidad, generaran los planetas.
  • Teoría de la nebulosa moderna: esta teoría asume que los planetas se formaron debido a un disco denso de gas y polvo estelar, del cual también se formó el Sol. La densidad de este disco debió de ser lo suficientemente alta como para permitir que se formasen los planetas y lo suficientemente baja como para que el Sol, tras aumentar su energía y temperatura, fuera capaz de expulsar los residuos.

De todas estas teorías, la más aceptada actualmente es la de la nebulosa moderna, ya que hemos podido observar que las estrellas jóvenes poseen densos discos de polvo que las van frenando, además de que ya se han observado otros sistemas planetarios que sostienen esta teoría, como por ejemplo el Beta-Pictoris.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *