Satélites del Sistema Solar

Un satélite es cualquier cuerpo estelar que se encuentra orbitando alrededor de un planeta. Generalmente el tamaño del satélite es menor al del planeta que orbita y lo acompaña en su giro alrededor de la estrella central.

Planetas con satélites en el Sistema Solar

En nuestro sistema solar podemos encontrar gran variedad de satélites, distribuidos en las orbitas de todos los planetas, excepto Mercurio y Venus. También podemos encontrar satélites en planetas menores y otros cuerpos celestes.

La Tierra

Satélites del Sistema Solar

Nuestro planeta, la Tierra, posee un único satélite natural conocido como Luna. La Luna es uno de los cinco satélites más grandes de todo el Sistema Solar, y el segundo más denso después de Ío. Este satélite esta sincronizado con la Tierra, por lo que siempre muestra su misma cara. Además, la gravedad de la Luna influye sobre la Tierra, generando el fenómeno que conocemos como las mareas. La Luna es, además, el único satélite al que ha llegado el ser humano.

Marte

Marte, nuestro planeta vecino, posee dos satélites naturales en su órbita, Deimos y Fobos. Ambos satélites carecen de una forma regular y se piensa que se unieron a la órbita de Marte desde el cinturón de asteroides, el cual no se encuentra muy alejado de este planeta.

Ambos satélites fueron descubiertos en el año 1877 por el estadounidense Asaph Hall. Hall nombró a estos dos cuerpos celestes con los nombres de los hijos del dios Marte en la mitología griega: Deimos y Fobos. Significan “terror” y “miedo” respectivamente.

Actualmente se ha teorizado el fin de estos dos satélites, ya que se piensa que Fobos, el más cercano, acabará chocando y fragmentándose con Marte; mientras que Deimos saldrá en dirección contraria al planeta, vagando por el espacio hasta encontrar otra órbita donde encajar.

Júpiter

Actualmente se conocen 67 satélites naturales para el planeta Júpiter, lo que nos indica que es uno de los planetas con las órbitas más seguras del Sistema Solar.

Entre todas las lunas de Júpiter destacamos las cuatro más grandes, que fueron descubiertas en el año 1610 por el conocido Galileo Galilei. Éstos fueron los primeros satélites naturales observados que orbitaban cuerpos diferentes a la Tierra o al Sol.

La gran mayoría de los satélites de Júpiter son de forma irregular y se encuentran muy alejados del planeta, de los cuales 16 no disponen aún de nombre, ya que son de nueva aparición.

Saturno

Saturno es uno de los planetas con más satélites naturales del Sistema Solar, encontrando en su órbita más de 200 satélites. Aunque, de todos esos satélites, tan solo 61 se encuentran en órbitas estables. El satélite más importante de Saturno es Titán, el único con una atmósfera importante.

Los satélites de Saturno son, además, muy interesantes en cuanto a dinamismo de órbitas. Entre sus satélites, podemos encontrar satélites de tipo troyano, coorbitales o pastores, entre otros.

Los satélites más conocidos del planeta Saturno son Encélado, Tetis, Dione, Mimas, Rea, Titán, Hiperión, Jápeto y Febe; todos ellos descubiertos antes de la investigación espacial. Varios años después, en el 2004 se descubrieron 12 nuevos satélites, fragmentos de cuerpos celestes de gran tamaño que se incorporaron a la órbita de Saturno.

Urano

El planeta Urano posee exactamente 27 satélites naturales conocidos y con nombre definitivo. De estos 27, los satélites más importantes y clasificados de mayor a menor tamaño son: Titania, Oberón, Umbirel, Ariel y Miranda. Estos satélites son conocidos como las “lunas clásicas” de Urano, ya que fueron descubiertos antes del auge de la era espacial. Ninguno de estos satélites posee atmósfera.

Los satélites de Urano reciben su nombre, a diferencia del resto de los satélites naturales del Sistema Solar, de los personajes femeninos de las obras de Shakespeare y Pope.

Los satélites de Urano se clasifican en dos grupos según la distancia a la que se encuentren del planeta: satélites interiores y exteriores. Los satélites interiores son los de mayor tamaño, mientras que los exteriores son de muy pequeño tamaño y poco conocidos.

Neptuno

Actualmente se han descubierto, alrededor del planeta Neptuno, 14 satélites naturales. De estos 14 satélites, el más importante de todos es Tritón, por su gran tamaño, seguido de Proteo, el cual es más de 6 veces inferior. Aunque Tritón es de un tamaño considerable, su tamaño en diámetro es menor al de nuestro satélite, la Luna.

Proteo, el segundo satélite más grande de Neptuno, sólo posee unos 420 kilómetros de diámetro, por lo que únicamente pudo ser descubierto gracias a la sonda Voyager 2 a su paso por Neptuno en el año 1989.

Seguido de Proteo encontramos a Nereida, el tercer satélite más importante de Neptuno, el cual no difiere demasiado en tamaño de Proteo, con 340 kilómetros de diámetro.

Los demás satélites naturales de Neptuno poseen un tamaño bastante inferior, rondando los 50 y 250 kilómetros de diámetro. Estos satélites se clasifican en dos grandes grupos según su distancia al planeta: satélites exteriores e interiores.

En el grupo de los satélites exteriores encontramos diámetros que rondan los 30 y 70 kilómetros de diámetro y distancias superiores a los 10 millones de kilómetros entre ellos y Neptuno. Entre ellos encontramos el satélite más lejano jamás conocido, Neso, el cual se encuentra a más de cincuenta millones de kilómetros del planeta Neptuno.

Ninguno de los satélites naturales de Neptuno posee forma regular excepto Tritón, el cual tiene una forma esférica.

Plutón

Este planeta enano posee 5 satélites naturales orbitando a su alrededor, Caronte, Nix, Hidra, Cerbero y Estigia; aunque realmente lo que encontramos es un sistema binario formado por Plutón y su principal luna Caronte.

Dentro de este sistema binario encontramos 4 satélites naturales, donde los más importantes son Hidra y Nix, ambos conocidos en el año 2005. Los dos planetas restantes son Cerbero y Estigia, los cuales son de muy reciente descubrimiento.

Eris

Este planeta enano posee un solo satélite natural conocido como Disnomia. Este satélite fue descubierto en el año 2005 en el observatorio de Hawái. Su nombre hace honor a Disnomia, la hija de Eris, según la mitología griega.

Haumea

Este planeta enano, a diferencia de los demás de su categoría, posee dos satélites naturales, Hi’iaka y Namaka.

Hi’iaka es el satélite más externo y grande de Haumea, y aunque orbita a su alrededor, los científicos creen que se trata de un fragmento desprendido del propio planeta Haumea. Namaka, al contrario que Hi’iaka, es el satélite más pequeño y cercano.

Add Comment